Detrás de Manos Arriba

por | Mar 31, 2021 | Uncategorized | 0 Comentarios

La Vida Boheme lanzó recientemente el video oficial del sencillo “Manos Arriba”, un proyecto dirigido a la distancia por Joaquin Salim y producido por Capitolio en tres países diferentes: Venezuela, México (en co-producción con PaperBox) y Estados Unidos.

La historia, inspirada en el cine mudo, sigue la cotidianidad de un policía matraquero que luego resulta ser vengado por sus víctimas. Tras meses de discusión y dos largos días de rodaje, les compartimos las anécdotas que se vivieron por parte de algunos de los creadores y productores presentes en las distintas ciudades.

 

Los Ángeles
El relato de Joaquin (Director)

La primera discusión de “Manos Arriba” surgió en septiembre de 2020 con un concepto bastante «chaplinesco». Mi papá es un gran fanático del cine de Charles Chaplin (de hecho, toda mi vida me ha comparado con él) y desde un tiempo tenía en mente materializar un video con referencias a sus películas.

Cuando se me propuso dirigir este video sentí que era la oportunidad perfecta, especialmente porque los videos musicales son como el cine mudo de alguna forma: tienes que transmitir una historia sin diálogos… así que después de estudiar mucho a Chaplin, quise contar la historia de un policía matraquero (de esos que tanto nos joden) bajo esa temática, en vez de hacer algo dramático cinematográficamente con policías modernos en acción.

La idea principal era grabar acá en Los Ángeles, pero con todas las restricciones en la ciudad por el Covid nunca se logró conseguir el permiso que deseábamos. A finales de año, llamamos a los amigos de Capitolio para evaluar la posibilidad de grabar la historia en Caracas [ciudad además con licenciatura en el matraqueo], y Capitolio resolvió la producción de la mejor manera desde la distancia. Las cosas fluyeron como imaginaba.

 

Para crear la historia, consultamos un montón de anécdotas desde la cuenta de Twitter de La Vida Boheme. La gente se activó y nos contó sus experiencias con estos pacos que te paran solo para quitarte plata. Escogimos 6 relatos y los desarrollamos. Creo que, para mí, esa fue la parte más divertida: escribir las historias de las víctimas y describir cómo luciría cada uno.

Fue un proyecto ambicioso, me hubiese gustado dirigir en el set. Sin embargo, se logró bastante bien con el equipo y 500 TB de material rodando por el mundo.

Estoy muy contento con el resultado final. Sin duda, todo esto se logra con el equipo adecuado a tu lado.

“Con la versión del video me sentí súper orgulloso de lo que está ahí: reírme y sentirme conmovido. Gracias por las emociones, el arte y el amor. No tengo palabras… su labor fue suprema” – Henry D’Arthenay.

 

Caracas
El relato de Valentina (Productora)

El primer día de rodaje comenzó muy temprano. Nos levantamos a las tres de la mañana para buscar las cosas que necesitábamos para cumplir al máximo con los tiempos de producción.

Comenzamos a grabar alrededor de las seis de la mañana y estuvimos hasta el mediodía filmando las distintas situaciones con las que se encontraba el paco (Pedro Medina).

Se tuvo cerca de 12 actores participando en el proyecto y se sumó a Capitolio un crew de gente apasionada, talentosa y con ciega confianza en el proyecto. Eso fue lo que más me gustó de toda la producción.

La dinámica al día siguiente fue parecida. Llegamos a las seis de la mañana al set para grabar las situaciones de calle y escenas pendientes.

Fue desafiante, sin duda. Hacer este tipo de grabaciones en plena pandemia es complicado porque tienes semanas flexibles y radicales. Además de cuidar al equipo, cumplir con las solicitudes de dirección en este contexto es un reto por la gira de locaciones, la prueba de vestuarios, etcétera.

Al final, lo logramos y todo salió como se esperaba.

 

El relato de Edwin (Director en CCS)

La escena más complicada de grabar fue la de la parejita (Josette Vidal y Manuel González). Fue la última toma en hacerse de las situaciones de calle y se sentía un poco el cansancio de la pauta. Tuvimos que alinearnos y resolver algunas cosas; queríamos que los vidrios estuviesen empañados, era casi de noche, y hacer planos dentro de un carro no es siempre la opción más fácil.

La que más disfrutamos en grabar fue la de las chamas (Maria Pinto, Oriana Santos y Ana Karina Terrero) porque ocurría una dinámica chévere. Había mayor movilidad con los personajes y eso hizo que fluyeran las tomas, además que fue una joda para el equipo y los actores.

A medida que avanzaba la pauta (y como la mayoría son escenas en el exterior) se tuvo cierta complicación porque nos agarró el ritmo de la calle: las personas y los carros comenzaron a transitar y no siempre tuvimos un clima soleado. Pero el resultado lo valió todo.

Esta es la primera vez que trabajo con Capitolio y honestamente me lo tripié muchísimo. Se hizo un buen match a nivel de dirección, foto y producción.

Aunque fueron jornadas largas, estábamos bastantes animados y con mucha entrega en el proyecto.

Nueva York
El relato de Guillermo (Productor Ejecutivo)

Por este lado del mundo tuvimos algunos contratiempos. En Nueva York estamos acostumbrados a trabajar con nuestro gran amigo (tanto de Capitolio como de la banda) Basil Faucher. Se supone que íbamos a filmar una parte con él en febrero, pero por razones de salud, se tuvo que cancelar la pauta. Él ya nos había ayudado con otros proyectos de La Vida Boheme, como “Acción… o Decreto de guerra a muerte para los traidores del rock latinoamericano”.

Además de eso, todas las producciones en Nueva York se cerraron por el coronavirus y necesitábamos un estudio green screen. Como Henry estaba en Estados Unidos y el resto de la banda en México, Joaco (director) decidió unificar sus tomas a través de una pantalla verde que sería utilizada para colocar de fondo imágenes parecidas a las de la película El gran dictador de Charles Chaplin.

Realmente, todo terminó siendo mucho más guerrillero de lo que esperábamos. Con los estudios cerrados, improvisamos un home green screen con un amigo brasileño de Henry e hicimos las tomas lo más rápido posible para ahorrarnos dinero.

Trabajar con panas como La Vida Boheme es muy de pinga: desde la producción, ideas, lanzamientos, prensa… siempre es una alegría enorme trabajar con amigos como ellos, quienes además confían plenamente en el trabajo que realizas.

 

Ciudad de México
El relato de José Gabriel (Productor en CDMX)

En Ciudad de México grabamos las tomas del resto de la banda en los estudios de PaperBox [quien fue la empresa co-productora del video en el país]. Las pautas se tuvieron que posponer un par de veces por los brotes de coronavirus en la ciudad. De hecho, lamentablemente un miembro de la banda se contagió y tuvimos que esperar a que mejorara su salud.

Afortunadamente tuvimos el apoyo de muchos amigos acá en México que nos facilitaron con equipos y espacios, por lo que todo fluyó más rápido y cómodo luego (y todo dentro del presupuesto).

La mayor complejidad al momento de grabar en pantalla verde, al menos en este video, fue iluminar correctamente los materiales reflectivos de los instrumentos musicales (como el platillo de la batería y sus herrajes) porque estos suelen ser absorbidos por la green screen. Sin embargo, nuestro director de fotografía se encargó de utilizar la iluminación correcta para que no fuese un dolor de cabeza para el editor en Barcelona.

Lo bueno de este proyecto es que todos somos buenos amigos. La comunicación fue vital para lograr este trabajo a distancia. Considero que las tecnologías han facilitado esta dinámica y demuestran que no importa donde estés, con un buen equipo de producción, puedes lograr proyectos grandiosos como estos.

El trabajo de Capitolio se hizo sentir sin duda: se sintió la dedicación y el buen trabajo, y al ver el video, se ve reflejado cuando las cosas se hacen con cariño y de buena manera.

Así que agradecido con todos los involucrados en Caracas con el proyecto.

 Click aquí para ver proyecto completo.